martes, 6 de marzo de 2007

AMEDEO MODIGLIANI (1884 - 1920)

Nació en Livorno (Italia), en el seno de una familia judía, el 12 de julio de 1884, su salud fue frágil, a los once años contrajo pleuritis y tres años después un tifus, con complicaciones pulmonares que nunca le abandonarían: Se consagrará al dibujo y renunciará a cualquier otro tipo de formación.
Estudió arte en Florencia y París donde entabló contacto con los artistas de vanguardia siendo influido por ellos. Destacó por la elegancia y simplicidad de sus retratos y desnudos femeninos. Las primeras obras de Modigliani son esculturas inspiradas en las máscaras africanas, aunque realizó también algún que otro cuadro.
Las pinturas de Modigliani, suaves y delicadas, se caracterizan por su simplificación, sus líneas sinuosas, las formas planas y las proporciones alargadas. La mayor parte de su obra la integran retratos y estudios de la figura humana, siendo característicos de estos los rostros ovalados que tan popular le hicieron.
Falleció el sábado 24 de enero de 1920, en el hospital de la Caridad de París, tenía treinta y seis años. Siete horas después, su musa y compañera, Jeanne Hébuterne, con un hijo del pintor en sus entrañas, se arrojó desde un quinto piso de la casa paterna. Atrás quedaba, única superviviente del naufragio, una niña de catorce meses, Jeanne, hija de ambos, que falleció a los sesenta y seis años, en julio de 1984, celebrando puntualmente con su propia muerte el centenario del nacimiento del artista. Consagró su vida a la recuperación de la obra y de la verdad del padre deformado por el romanticismo de siempre.

22 comentarios:

Itoitz dijo...

Amedeo Clemente Modigliani no fue un maestro, porque no dejó discípulos. Su obra no tuvo continuadores, tal vez porque es demasiado personal y única. En una época en que los artistas producían abundantes declaraciones de principios, manifiestos, definiciones absolutas, y formaban grupos desafiantes y aguerridos, Modigliani pintó y esculpió fuera de cualquier programa. En medio de la resaca de la producción de aquellos años, su obra emerge con una pureza y una fuerza que el tiempo no hace sino resaltar con brillo cada vez más nítido.
Carlos Rehermann.

Ana R dijo...

Me fascina su obra. A primera vista , simple ( o esa percepción produce a veces)de trazos y sin embargo, tan expresiva...

Gracias por traerle.

Un abrazo

Arcángel Mirón dijo...

Es increíble la expresión nítida de esos dibujos. No lo conocía...

Norma dijo...

Hola!

He estado ocupada, pero ya he podido volver y disfrutar de Blake y Modigliani. Qué pena de familia rota.

Besos

betus dijo...

Me gusta mucho su pintura diferente y sobre todo las formas que da a las caras. No me suelen gustar los retratos pero los suyos tienen algo especial... supongo que es por los ojos. No lo se.
No sabía que también fuese escultor. La verdad es que la escultura que has puesto es muy parecida a sus pinturas.

zendal dijo...

¡Que vida más bohemia!. Parece digna de un guión de cine, sobre todo el terrible final.

Nathalie dijo...

Qué final más triste...

WODEHOUSE dijo...

Bueno,creo que sí tenía en común cosas con sus contemporáneos .Compartía el gusto por culturas exóticas (ej.Gauguin),tribales ,en concreto por las máscaras africanas de donde se inspiraba para componer los rostros alargado y ovalados con los ojos rasgados. El trartamoiento del color es muy personal.Según veo el paisaje que insertas al final,tiene una gran reminiscencia de Van Gogh en la pincelada gruesa y nerviosa formando incluso los remolinos característicos de dicho pintor y en cuanto a la composición.Para haber vivido tan poco,tuvo una enorme producción.

almena dijo...

mmm cómo me ha gustado este post.
Me fascina su obra.
:)
Un beso

Trini dijo...

Una vida marcada por la desgracia, quizá eso influyó en la belleza de su obra.

Besos

India Ning dijo...

Si apasionante fue su obra, mucho más su lo fue su historia de amor. Siempre me fascinó. Me encantan sus retratos de mujeres desnudas, su visión particular, su elegancia, la decadencia de las miradas.
Como siempre, estupenda elección.
Saludos!

marcia dijo...

me gusta mucho su simplicidad y fineza. Sus mujeres comunican elegancia y misterio....me gusta


cariños

Angelusa dijo...

Sencillez (aparente) en las formas, sin embargo finas, elegantes... Hombre sensible, sí señor.

Un besito, Ula.

Lost in Translation dijo...

gracias por enseñarnos un poco de este señor, me gusta conocer personajes que ni sabia que existen!

titicandia dijo...

Me encanto tu Blog!!!
Que bueno que llegue aquí...

Me encanta su obra, sobre todos sus desnudos, la simpleza de sus trazos y sus formas firmes y armonicas no tienen igual, para que hablar del uso del color...salta a la vista.

Te visitare bien seguido,
Un abrazo,
Titi

david santos dijo...

Bueno día MUJER!

Mae Ferlo dijo...

umm, pues la verdad es que yo no soy mucho de arte ni esculturas asi que no conocía nada de él.
Pero no deja de ser curiosa su historia y sus obras.
Un saludo.

Elena de San Telmo dijo...

Un artista que supo captar la esencia femenina.
Felicidades!

Irene dijo...

Qué chulada de cuadros. Modigliani era un super artista. Murió a los 36 años. Me parece joven para morir, ni que fueran otros tiempos.
Besos

Fernando dijo...

Una exposición sobre arte tribal africano que se realizó en el Museo Etnográfico de París en junio de 1907, y a la que asistieron, entre otros muchos artistas de le época, Picasso, Braque y Modigliani, fue determinante en el desarrollo de la pintura posterior, y sobre todo de esos tres pintores.
Modigliani, como no podía ser menos, mezcló toda la influencia del arte africano con las tendencias expresionistas y fauvistas, más el profundo poso que poseía del estudio del renacimiento en su país (especialmente el manierismo), y el resultado es esta genialidad de la Historia del arte.
Se nota que me entusiasma el Amadeo, ¿eh, Ula?
Chapeau again!

Leo Zelada Grajeda dijo...

La esencia en este pintor esta en los ojos de sus cuadros

Kostas Kamaki dijo...

A pesar de todo, Leo tiene razón...
Durante mucho tiempo tenía en mi habitación una reproducción de su "mujer desnuda..." porque me embelesaba no sólo sus ojos, sino sus formas.
Miau, miau, marramamiau